28 agosto, 2008

video

Rescatan del olvido al doctor Frankenstein venezolano


Caracas (Venezuela), 5 ago (EFE), (Imágenes: Mario Martín Matas).- Una muestra de cómic y el trabajo de la Fundación Historia, Ecoturismo y Ambiente (Fundhea) buscan rescatar del olvido las momias y el legado del misterioso doctor alemán Gottfried Knoche, conocido como el Frankenstein venezolano.

Knoche (1813-1901) arribó a Venezuela a los 30 años junto con su esposa y sus dos hijos, procedente de Halbertstadt (Alemania), y se dio a conocer en el país por embalsamar cuerpos humanos sin necesidad de extraer previamente las vísceras, mediante una fórmula que inyectaba en los difuntos y que todavía hoy permanece en secreto.

Así lo afirman la tradición oral y algunos investigadores que han intentado separar la historia real de la leyenda sobre el enigmático médico al que se le atribuye haber embalsamado, entre otros, los cuerpos de personalidades de la época, como el periodista y político Tomás Lander (1792-1845).

El mito y el imaginario popular sitúan al alemán como una especie de Frankenstein o "médico loco", según relató a Efe el presidente de Fundhea, Derbys López, a las puertas del mausoleo que perteneció a Knoche, la única estructura que se conserva de la hacienda "Buena Vista" en la montaña del Ávila, al lado de Caracas.

En la actualidad la vegetación ha engullido lo que fue la residencia del médico, los seis nichos del interior del mausoleo fueron saqueados hace décadas, y tan solo el trabajo de personas como López ponen coto a la voracidad de la selva, que amenaza con acabar con la única estructura que permanece en pie.

En esta lucha contra el paso del tiempo y el olvido destaca también la reciente inauguración de una exposición de cómic sobre la figura de Knoche en el caraqueño Museo de la Estampa y el Diseño.
La muestra, en la que han participado 14 ilustradores de Argentina, Bolivia, Colombia y Venezuela, recrea la vida del médico alemán, en especial aquello referente a la parte legendaria.

EFE TV -Madrid- 14:20 GMT.

No hay comentarios.: